25 may. 2012

El mundo según Acracia


Estas últimas semanas se han intercalado las más diversas emociones, desde la tristeza que empapa mis actos y mis palabras hasta la cálida sensación del bienestar que provoca un abrazo, un  beso, el cobijo. He escrito una historia de zombies por pura evasión para el cuarto volumen de PanicoTerror y he avanzado en "Los dones de Acracia" ahondando en los personajes y sus motivaciones. Ha terminado por germinar la novela de reflexión que sabía que era, a la altura de "Terrible deseo" o "Rottenmeier". Pero quizás mi punto de vista haya cambiado en esta ocasión y los personajes, inesperadamente, sean, a pesar de todo, más luminosos, más ingenuos y aún abiertos a la esperanza. Porque como dice Acracia, "En el mundo hay dos tipos de personas: los que han echado su vida a perder y los que aún tienen la posibilidad de encontrar la felicidad. Obviamente, yo pertenezco al primer grupo". Pero Acracia no sabe que nunca se ha de tirar la toalla.