5 abr. 2013

Breath of fire V: Dragon Quarter (Primera Semana)


He resucitado mi vieja PS2 para jugar sobre todo a RPGs antiguos. Echo de menos juegos de este tipo en Wii y Xbox (ahora mismo ya no encuentro ninguno en estas consolas que me llame la atención y a los demás ya he jugado). Además, teniendo en cuenta que pillar juegos de PS2 es baratísimo pues mira, no hay excusa.  El fin de semana pasado compré en Gibraltar Breath of fire V: Dragon Quarter por cuatro euros y tras un buen puñado de horas jugadas repartidas a lo largo de esta semana, ahí va un primer resumen. Me gusta hacer resúmenes de los juegos de rol porque como son todos tan largos y tan parecidos, con el paso del tiempo ya no me acuerdo de qué iban.

En Dragon Quarter, el protagonista es un chaval que trabaja como "ranger" (igual que el prota de Grandia II) , una especie de soldado raso en una sociedad subterránea (el mundo está absolutamente contaminado, como ocurre en Resonance of Fate, por ejemplo). La primera misión que nos mandan es vigilar un tren que saca una mercancía de unos laboratorios de experimentación genética. Vamos con un compañero de mucho más rango y muy creido, Bosch, que cae mal nada más empezar. La misión sale mal, el tren es atacado por una terrorista con gorrito de orejas de gato (Enamorado de ella desde el primer momento) y la carga se pierde. El prota acaba perdido por los túneles y se encuentra con una niña muda con alitas de dragón (Tardamos en comprender que la niña es la "carga" perdida en cero coma si es que andamos espabilados). Los dos vagan enfrentándose a monstruos durante un rato y la niña destaca porque usa magia y aunque al principio es débil, con los puntos de experiencia adecuados llega a ser un elemento de vital importancia dentro del grupo. A ellos se une la terrorista-gato, cuya misión era encontrar al protagonista (que en mi partida se llama Robbie, claro está). El por qué los terroristas de la corporación Trinity buscan a Robbie puede estar relacionado con que poco a poco, está "heredando" los poderes de un dragón. Ranger y terrorista deciden apoyarse mutuamente para salir con vida de los túneles plagados de bichos. Pero aparece Bosch, al que han encomendado matar a la niña muda cueste lo que cueste. Robbie la defiende y en plena pelea con su ex-compañero, se convierte en una especie de superguerrero todopoderoso que se carga a un ejército entero y provoca que el tontaina de Bosch regrese lloriqueando a la ciudad.

Unos mercernarios atacan al grupo protagonista con un potente veneno y Nina, la niña muda, descubre su verdadero don: ¡Purifica el aire! Lo que podría significar un antes y un después en el mundo contaminado. Robbie, la terrorista gato y Nina regresan a los laboratorios y descubren que en realidad, la niña es un experimento, una especie de filtro, y que al haber absorbido tanto veneno para salvar las vidas de sus compañeros, se ha ensuciado demasiado su maquinaria en pruebas y está muriéndose. Robbie decide llevarla a un lugar con el aire más puro porque confía que en algún lugar del mundo tiene que haber partes sin contaminar. Así que comienzan un nuevo viaje, en esta ocasión hacia la sede de Trinity, los "rebeldes" que habíamos considerado terroristas hasta el momento, a ver si les pueden dar alguna información sobre a dónde llevar a Nina. 

Por el camino, recorrerán los inhóspitos túneles helados y las antiguas ciudades industriales, donde moran bestias mecánicas olvidadas por el paso del tiempo. Cuando están a punto de llegar a la sede de Trinity, los interceptan no sólo Bosch y un nuevo ejército sino la propia jefa de los Ranger. Qué gustazo darle una paliza a tu jefa. Una vez muertos todos, gracias al poder del dragón, la pandilla maravilla continúa su periplo. Pero un misterioso concejo de personajes que parecen muy importantes y muy poderosos están dispuestos a pararles los pies y para ello, contratan a un siniestro cíclope para matar a Robbie...¡Deseando estoy de darle al cíclope la del pulpo! Pero eso será la semana que viene.

0 comentarios:

Publicar un comentario