16 jul. 2013

Cómo me documenté para escribir ROTTENMEIER (2)


De Dörfli a Lucerna y de Lucerna a Praga

Por aquel entonces mi amiga Rocío, que había estudiado conmigo Filología en la Universidad de Málaga,  trabajaba en Lucerna, a 20 kilómetros de Dörfli. Llevaba un año trabajando como profesora de español en esta ciudad y llevábamos meses planeando el anhelado reencuentro. La idea era pasar unos días con ella y después, regresar a España. Pero mi plan de vacaciones dio un giro cuando Rocío me invitó a que la acompañara a una conferencia sobre Literatura Germánica impartida en Praga por el Profesor Helmut Herzfelde. Tampoco pasaba nada por alargar un par de días más mi periplo europeo, no tenía mucho que perder pues me acababan de echar de la tienda Disney (mi currículum es de lo más variopinto, algún día contaré cuando pasaba las noches como vigilante cuidando un caballo) y el dinero del finiquito bien se podía estirar para costear alguna pensión checa.

Viajamos en un coche de alquiler durante 7 horas, acompañados de nuestros discos favoritos. Por aquel entonces éramos fans incondicionales de Björk y de Saint Etienne. Creo que cantamos "Only love can break your heart" un millón de veces durante aquel viaje. Y cuando llegamos a Praga, el destino me tenía preparada otra sorpresa, ya que llegada la hora de la conferencia, Rocío no pudo salir del baño de la pensión debido a un ataque masivo de retortijones. Me dijo que me fuera yo, que no perdiera yo la oportunidad de conocer al Profesor Herzfelde. Al principio me negué, pero tampoco es que me tuviera que insistir mucho, la verdad, para que saliera por pies hacia la Universidad Carolina. ¡Menos mal que le hice caso! Es de Rocío, también, una parte de Rottenmeier. Esa misma noche, cené con el mismísmo Helmut Herzfelde y conocí la existencia de los diarios de la institutriz de Heidi. Pero esa historia os la contaré otro día. Recordadme que también os cuente como diez años después, me reencontré con Rocío en Madrid y me presentó a su marido y a su bebé. Cuando me preguntó qué había sido de mi vida tras aquella aventura en Praga, sonreí y dije lo típico de que había andado de aquí para allá. Lo que realmente había acontecido era demasiado largo de contar y quizás, difícil de asumir para una amistad interrumpida por una brecha de una década.

Rottenmeier sale a la venta en Noviembre gracias al buen hacer de la Editorial Punto en Boca


WebRep
currentVote
noRating
noWeight

0 comentarios:

Publicar un comentario