18 abr. 2014

La novela a la que plagió LOST: El País del Licancaur

 
Cuando alguien me pide que le dé mi opinión sobre algún relato o novela que ha subido a la web lo primero que le digo es que lo registre o que directamente lo borre. ¡Cualquiera puede plagiar contenido en la red y apropiárselo! Siempre recuerdo, aunque no tenga mucho que ver, el caso de El País del Licancaur, la novela a la que supuestamente plagió la serie LOST (Perdidos).
 
Escrita por Pedro G. Torres en la década de los 80, según el propio autor pasó de editorial en editorial y de agente en agente si obtener resultado alguno. Finalmente, la colgó en su web. Era una novela sobre un accidente de avión en la que los supervivientes vivían aventuras bastante frikis, y para sorpresa de muchos, en el año 2004 se estrenó una serie de televisión, Perdidos, con muchos puntos en común con ella: los flashbacks, los fantasmas, el avión separado en dos partes, el censo de los supervivientes, la aparición de misteriosos productos marca DHARMA, digo, ACME y el encuentro final con "Los Otros"... ¡Si hasta había una embarazada rubia!
 
La noticia de que Perdidos había plagiado a un español corrió como la pólvora por los blogs, pero también es cierto que algunos incrédulos pensaron que tan sólo se trataba de una novela con un montón de tópicos visto ya mil veces en muchas otras historias del "género" (los supervivientes se dividen en dos bandas, como en El Señor de las Moscas, los personajes caen en estereotipos bastante predecibles: el fugitivo, el médico, el músico...)
 
 
 
Cierto es que, El País del Licancaur, es mucho más friki y sorprendente (si cabe) que la serie. También puede ser, yo no descarto nada, que esta historia, tanto la novela en sí como la "historia" que la envuelve, sea pura ficción y que el autor haya montado toda esta parafernalia para vender su libro.
 
Si estás interesado en leerlo y ver si realmente tiene tanto en común con LOST, puedes descargarlo aquí

En definitiva, mucho cuidadito con lo que dejáis leer por ahí, que hay mucho pirata suelto. En otra ocasión os hablaré del caso de Mario y Saberse Olvidado, otro suceso que hay que tener muy en cuenta a la hora de publicar en la red.