15 sept. 2014

Libros perdidos de la Generación Kronen

A finales de los 90 surgieron varios autores españoles que, con sus primeras obras, intentaban reflejar la vida de la juventud del momento, algo así como lo que estaba haciendo Douglas Coupland con su Generación X en Estados Unidos. Muchos de ellos tuvieron bastante éxito pero pocos son recordados a día de hoy. Aquí tuvimos a Ray Loriga, a Jose Ángel Mañas (el del Kronen) y a algunos que parecían que se lo iban a comer todo pero de los que poco más se supo. Hoy quiero recordar tres de estas novelas que, leídas veinte años después, cobran un nuevo valor.



1) Extrañas Criaturas de Jo Alexander: Para mí, que vivía en Algeciras y soñaba con ser escritor, esta chica era lo más. Jo Alexander era modernísima, vivía en Barcelona, cantaba en un grupo que sonaba en Radio 3 (Glamour se llamaban. Me aprendí su canción "Alexei" de tanto escucharla) y había escrito esta historia cuya contraportada rezaba: "demasiado hermosos para estar muertos. Demasiado jóvenes ante el mundo". Extrañas Criaturas salió en todos los medios de comunicación y se distribuyó de maravilla. No sé cómo se vendería, pero la cosa es que Jo Alexander se fue tal y como vino. Gracias a Google descubro que sacó una segunda novela (en catalán esta vez) 13 años después, alejándose de la temática de su debut para centrarse en una historia ambientada en la II Guerra Mundial.


2) Breve Historia de la Inmortalidad de Antonio Álamo: Otro de mis sueños de adolescente era ganar el Premio Lengua de Trapo y que me entrevistaran en "Lo + Plus", como le había pasado al autor de este libro surrealista e influido por Irvine Welsh y Gus Van Sant. Antonio Álamo no dudó en hablar sobre extraterrestres, drogas y su vida londinense como okupa en el programa que presentaban Máximo Pradera y Fernando Shwartz y no puedo negar lo mucho que me impresionó su discurso. Según Google, llegó a publicar tres libros y varias obras teatrales.


3) Muertos o Algo Mejor de Violeta Hernando: Como Jo Alexander, Violeta Hernando salió hasta en el telediario. Y es que, con catorce años,  había publicado una novela sobre lo mucho que se drogaba la juventud y lo perdida que estaba. Por el título, estaba claro que las canciones de Christina y los Subterráneos habían hecho mella en esta chiquilla. A día de hoy ha sido, además de escritora, cantante y compositora y anda por todas las redes sociales. No llegó a publicar nada más aparte de esta novela breve, única en su especie.