11 jul. 2015

Crónica del Rey Cautivo




 Lo primero que me llamó la atención de esta novela de Víctor Blanco fue el enorme apoyo que había tenido en la web de libros.com, una editorial que financia las publicaciones a través de crowdfunding. Al menos no tenía pinta de editorial estafa y el pagar por un producto por adelantado y consiguiendo recompensas añadidas, como ilustraciones realizadas por el autor, no me pareció descabellado. Resulta que Víctor era, además, finalista del IV Premio Minotauro con su obra Noches de Suburbio, por lo que me animé a leer su Crónica del Rey Cautivo, pensando que si había llegado hasta ahí era porque debía escribir bien.

La edición es bastante buena, por lo que se ha empleado de forma adecuada cada céntimo aportado en la campaña. La cubierta, el papel, la maquetación, la ortografía... Todo está cuidado de una forma extremadamente profesional. Es un placer ver cómo a pesar de no ser una editorial convencional, se aleja de las terribles coediciones y similares con las que me he tropezado por ahí últimamente.

 
Sobre la novela, es una delicia. La prosa de Víctor Blanco es elegante, emocionante y con personalidad propia. La historia es un tapiz, que hilo a hilo, va dando forma una imagen que no es más que parte de un conjunto aún más grande y épico. Por una parte, nos presenta el día a día de Laura Hels, una chica que quiere seguir en el negocio familiar, ambición que le es imposible cumplir debido a las leyes de Bacrea, y por la otra, la historia de este mismo reino, en la que las guerras, traiciones y rebeliones se suceden una tras otra. Laura es fascinante, voluble, libre y una pieza fundamental en el entramado político, aunque ella todavía no lo sabe. El centro de Bacrea es el rey Byrna, otro personaje con tantos matices que, siendo sinceros, tras haber acabado la lectura aún no sé si lo odio o lo amo. Estos dos personajes no se reparten el pastel solos, hay muchos más que cumplen su papel en el devenir de este mundo medieval imbuido en ramalazos fantásticos y que, como peones en una partida de ajedrez, se van posicionando. Y digo posicionando, porque da la impresión de que este primer libro, compuesto por las dos primeras partes de la saga El Último Qassatar, es un granito de arena, un pequeño paso en lo que va a ser una gran historia, por lo que todo lo que se nos cuenta en él no es más que un entrante.

En definitiva, un libro que no tienes que dejar escapar si te gusta la fantasía, los juegos de tronos, o incluso la novela histórica, porque no he de negar que, haciendo una lectura más profunda, me pregunto si la historia de Bacrea no será más parecida a la nuestra de lo que pueda parecer. Sea como sea, lo único malo que le puedo encontrar a Crónica del Rey Cautivo es que Víctor no siga con la saga, cosa que dudo porque por sus palabras, se nota que es un escritor nato, de los que han nacido, para bien o para mal, con esta vocación.