15 oct. 2015

Escribir bien


Escribir bien no es solo escribir sin faltas de ortografía. Es lo que diferencia un prospecto de un medicamento de un relato. Y no es que el prospecto esté mal escrito, pues cumple su función, pero el relato ha de seguir unos parámetros diferentes para cumplir el suyo. La literatura persigue una intención artística. Nosotros, como escritores, tenemos una intención que no es meramente informativa. Por supuesto que nuestro relato o novela puede ser informativo, pero seguro que queremos que haga sentir algo al lector (algo bueno o malo, eso ya depende de nosotros. Alegría, tristeza, rabia, sorpresa...) y que además, tenga un sentido estético (ya sea preciosista o feísta). Podemos hacerle reflexionar con nuestro mensaje o quizás lo que busquemos sea crear un momento en el que se pueda evadir y alejarse de la rutina de su vida. Esa es la maravilla de la literatura que quizás, otros textos no tengan. Un atlas, un prospecto médico, una multa, un libro de recetas de cocina... Son otro tipo de textos, no son literatura. Ahora piensa qué intención te gustaría que tuviera tu relato o novela. Y si es una intención literaria, que seguro que lo es, adelante, has de aprender cómo llevarla a cabo, a escribir bien.