10 oct. 2015

¿Por qué escribes?


Escribir es mi vocación. Lo he tenido claro desde que era pequeño. Me encantaban los libros de El pequeño vampiro y de Michael Ende y soñaba con algún día hacer sentir a los demás lo mismo que aquellas historias me hacían sentir a mí. Luego, por supuesto, que está la parte de que ser escritor mola. Anda que no queda bien cuando te preguntan qué eres decir que escritor. O a la hora de ligar. Es una apuesta segura. Un escritor, o una escritora, liga seguro. Pero ese es otro tema, vamos a lo que vamos. ¿Por qué quieres escribir tú? Reflexiona sobre ello. Sea cual sea el motivo, seguro que es un motivo de peso para haber llegado hasta aquí. Escribir requiere un gran compromiso, disciplina y horas y horas de esfuerzo. Te voy a contar un secreto, y te lo digo desde ya para que luego no vengan los llantos: las musas no influyen tanto como nos quieren hacer creer. Quizás de vez en cuando alguna caiga del cielo para alegrarnos el día, pero por lo general son bastante vagas y el escritor que se deja guiar sólo y exclusivamente por las musas es como aquel estudiante que espera que el día del examen se le aparezca la Virgen.


Lo que un escritor necesita son herramientas de trabajo y saber utilizarlas, tener un horario, disciplina y que el día que "esté inspirado" no sea algo excepcional sino su estado habitual durante la jornada. Pensarás que es difícil. ¡Para nada! Próximamente, os iré dando técnicas de la inspiración, que como los estiramientos antes de comenzar un ejercicio físico, nos vendrán de perlas antes de comenzar este ejercicio intelectual.

2 comentarios:

  1. Yo, particularmente, escribo porque lo necesito. Escribo desde que tengo uso de razón y siempre ha sido mi forma de expresarme, ya fuera creando mundos o en mi diario. Era mi desahogo, mi refugio. Y lo sigue siendo, la verdad...
    Pero yo, sin embargo, no estoy de acuerdo en eso de ligar. A mi me han mirado más veces raro que con deseo o admiración cuando he dicho que escribo. Lo que hizo que fuera algo que no dijera a la ligera, algo de mi que no compartía tan fácilmente. ¿Para qué si no lo iban a entender?
    Esto no ha cambiado mucho en el mundo de los adultos. Sigo recibiendo miradas de extrañeza (esas que parecen decir: ¿cómo te atreves a ser diferente, a tener algo más que hacer que cuidar a tu hija, trabajar y limpiar la casa?), pero con la era de internet la verdad es que me he hecho más fuerte, la gente a la que le ha gustado lo que hago me han dado confianza en mi misma, y gracias a eso he encontrado gente en mi entorno cercano que, sorprendentemente, me admite y me admira por lo que hago. Aunque ya no me hace falta ligar... ;-)
    Me encanta que dediques unos post a esto de escribir. Toda ayuda es poca.
    ¡Besotes!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Me encanta tenerte por aquí! Entiendo lo que dices, yo siento lo mismo, nací con ello jeje Lo de ligar era una bromilla, pero sí que en ocasiones he notado un cierto interés extra al decir que soy escritor. Lo que cuentas de miradas de extrañeza por hacer algo más que trabajar y limpiar la casa es muy del siglo XIX, tú pasa de todos. ¡Seguiré escribiendo sobre escribir!

      Eliminar