10 oct. 2015

¿Por qué escribes?


Escribir es mi vocación. Lo he tenido claro desde que era pequeño. Me encantaban los libros de El pequeño vampiro y de Michael Ende y soñaba con algún día hacer sentir a los demás lo mismo que aquellas historias me hacían sentir a mí. Luego, por supuesto, que está la parte de que ser escritor mola. Anda que no queda bien cuando te preguntan qué eres decir que escritor. O a la hora de ligar. Es una apuesta segura. Un escritor, o una escritora, liga seguro. Pero ese es otro tema, vamos a lo que vamos. ¿Por qué quieres escribir tú? Reflexiona sobre ello. Sea cual sea el motivo, seguro que es un motivo de peso para haber llegado hasta aquí. Escribir requiere un gran compromiso, disciplina y horas y horas de esfuerzo. Te voy a contar un secreto, y te lo digo desde ya para que luego no vengan los llantos: las musas no influyen tanto como nos quieren hacer creer. Quizás de vez en cuando alguna caiga del cielo para alegrarnos el día, pero por lo general son bastante vagas y el escritor que se deja guiar sólo y exclusivamente por las musas es como aquel estudiante que espera que el día del examen se le aparezca la Virgen.


Lo que un escritor necesita son herramientas de trabajo y saber utilizarlas, tener un horario, disciplina y que el día que "esté inspirado" no sea algo excepcional sino su estado habitual durante la jornada. Pensarás que es difícil. ¡Para nada! Próximamente, os iré dando técnicas de la inspiración, que como los estiramientos antes de comenzar un ejercicio físico, nos vendrán de perlas antes de comenzar este ejercicio intelectual.