10 may. 2017

¡Que no se apague la llama!


Hoy en día los libros duran apenas unos días sobre las mesas de novedades, si es que llegan a ellas. Es una pena ver cómo un trabajo que ha costado tanto tiempo, esfuerzo e ilusiones, no solo por parte del escritor, sino de los editores, se pierde en la amalgama de títulos que se publican cada semana. Para ello, como autores, hemos de evitar que se apague la llama de nuestra obra. Hoy he pensado en dejar algunos consejos para llevar acabo este menester, y si os parece bien y tenéis alguno que yo no apunte, me lo podéis dejar en comentarios o a través de Twitter, Facebook o Instagram.

1) Ser activo en las redes sociales. Y además, ser comunicativo, escuchar a los demás, contestar y no parecer un robot dedicado al spam. Evita lanzar mensajes solo del tipo "¡Compra mi libro AHORA, la MEJOR novela del año!". A mí, personalmente, me dan mucha rabia estos perfiles en las redes (sobre todo en Twitter) que se dedican a spamear sin ton ni son novelas propias (y ajenas). Siempre que me han propuesto participar en este tipo de "comunidades" he dicho que no. Igual les funciona, pero desde mi punto de vista, no creo que sea bueno a largo plazo ser conocido como "el pesado de Twitter al que tuve que bloquear siete veces".

2) No perder la ilusión en firmas y presentaciones. Igual firmas cuatro o cuarenta, pero sea como sea, hazlo con una sonrisa y sin perder el ánimo. Cada lector suma, cada opinión es bien recibida. Y cuantas más presentaciones y firmas hagas, más se irán ampliando los círculos en los que tu libro es conocido.

3) ¿Y si hacemos algo diferente? Promociones divertidas, concursos, talleres, charlas con nuestros lectores... ¿Y si dejamos de ser escritores ermitaños y enseñamos nuestros esquemas, nuestros dibujos, nuestros errores, tachones y las tripas de nuestras novelas? ¡A mí me encantaría verlo de algunos escritores! 

4) Ayudar y leer a otros autores. No centrarnos en nuestra llamita y alimentar también la de los demás. El autor solitario y misterioso que se encierra en su casa y se lleva mal con otros escritores es cosa del pasado. Es estupendo conocer a otras personas que comparten nuestra pasión y contribuir a que puedan seguir creando.

¿Y tú? ¿Qué haces para que no se apague la llama de tu novela y sea un libro de largo recorrido?

Por cierto, mi próxima firma será en Sevilla. Nos vemos el día 27 de mayo en la feria del libro.

¡Besos cósmicos!